Enseres e insignias

PATRIMONIO PROCESIONAL

Estandarte Corporativo

Estandarte
Estandarte

Definido en las reglas como la insignia fundamental de la Archicofradía, el estandarte ejerce la máxima representación corporativa de la hermandad. Preside todos los actos de culto y de cualquier otra índole que organiza la corporación o a los que es invitada. Cuando no tiene otro cometido, preside la sala capitular. En Sevilla, los estandartes corporativos de las diferentes hermandades evolucionaron a partir de banderas bordadas con los emblemas y escudos de las mismas. Con el tiempo, estas banderas que se llevaban recogidas por la base con cordones ricos, empezaron a tener un formato cada vez más uniforme, creándose en muchas ocasiones un armazón interior para proteger los bordados con que se decoraban. Así se configuró la característica silueta ictiforme que recuerda precisamente a los bacalaos que colgaban de los almacenes de productos ultramarinos, por lo que popularmente se aquilató el término bacalao para designar a estos estandartes.

En la actualidad, los estandartes se han convertido no sólo en la máxima enseña significativa de cada hermandad, sino que también son elementos que recogen una enorme carga de identidad diferencial que permite reconocer en ellos, en su color y ornamentación, el carácter mismo de cada corporación.

El que actualmente sirve en la Archicofradía Sacramental de La O data de 1947, cuando es confeccionado por Guillermo Carrasquilla en terciopelo burdeos combinado con tisú de oro morado para el fondo de los bordados en hilo de oro a realce que forman la ornamentación. Debido a su intenso uso, ha sido pasado a nuevo textil en varias ocasiones, siendo la última de ellas en 2003 realizada en los talleres de Fernández y Enríquez, reduciendo su tamaño original y alterando levemente la disposición de las piezas bordadas. Al centro figura una cartela que presenta una O mayúscula en cuyo interior campea un ostensorio en alusión al carácter sacramental de la Archicofradía. La O se timbra con una corona real y en torno a este emblema corporativo se dispone toda una serie de roleos vegetales, motivos que remiten al diseño del manto de María Santísima de La O, diseñados igualmente por Guillermo Carrasquilla. La parte inferior del paño del estandarte está igualmente bordada. Por lo que respecta al asta, fue realizada por Manuel Seco Velasco en 1956, presentando cañones de metal plateado y repujado y se remata en una cruz adornada con motivos manieristas que procede del estandarte sacramental y que es gemela a la que remata la bandera morada y blanca.