Conservación y restauración del grupo escultórico de la Sagrada Familia de la Virgen María

Sagrada Familia de la Virgen María
Rostro Virgen María
Rostro Virgen María

Nuestra Archicofradía posee, al margen del patrimonio artístico procesional, un importante conjunto de bienes muebles de carácter artístico, entre los que se encuentra el grupo escultórico de la Sagrada Familia de la Virgen María, que representa a San Joaquín, Santa Ana y la Virgen niña. Obras realizadas a finales del s. XVII, encuadrables en la estela de Pedro Roldán y que llegaron a nuestro templo a mediados del siglo XIX.

La puesta en marcha de un ambicioso proyecto de subvenciones para la conservación-restauración e inventario de bienes muebles del patrimonio histórico de carácter religioso en Andalucía, por parte de la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico de la Junta de Andalucía, ha posibilitado que, en régimen de concurrencia competitiva, nuestra corporación haya presentado un proyecto de conservación-restauración para este conjunto escultórico de altísimo valor artístico.

Rostro Santa Ana
Rostro Santa Ana

El proyecto, redactado por un equipo multidisciplinar en el que participan profesionales titulados en conservación y restauración de bienes culturales y en historia del arte, en el que prevén los preceptivos análisis físicos y químicos para el diagnóstico, así como toda una serie de actuaciones que van desde la limpieza a la subsanación de grietas, fisuras, desperfectos y patologías que acusan las esculturas.

Tras el correspondiente proceso de baremación y evaluación de las propuestas y solicitudes, la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico ha resuelto conceder una subvención que supone el 80% del total, el máximo porcentaje que se contempla en el programa de subvenciones. El importe restante será sufragado por la Archicofradía.

Rostro de San Joaquín
Rostro de San Joaquín

Tras la formalización de los oportunos contratos de responsabilidad técnica, seguros y transporte, las esculturas quedarán depositadas desde hoy mismo en el taller de restauración donde se llevará a cabo el proceso, que durará seis meses.

Conforme avance el proceso de intervención, tal y como marcan las directrices en este tipo de actuaciones, se irá dando cumplida cuenta de los progresos que se vayan realizando, así como se publicará información sobre el grupo escultórico, contribuyendo así con la puesta en valor y difusión de nuestro patrimonio y del compromiso de la Archicofradía por su conservación y legado a las generaciones futuras.